historias que no saben si quieren cambiar la historia

24 abril 2011 § 1 comentario

En el centro del pecho, entre la segunda y la quinta costilla, el hombre de hojalata tenía un agujero que se había ido llenando de polvo. Antes lo limpiaba con esmero cada martes por la tarde, le sacaba brillo con la esperanza de que  apareciera D., encontrara ayuda para él y le consiguiera un corazón con el que ocupar el espacio vacío, pero ella no conocía a ningún mago, ni siquiera a una bruja que pudiera hechizar una magdalena para darle vida e insertársela al leñador debajo de la piel a cambio de su alma. Sólo sabía de alguien que escribía profecías en forma de cuentos, y aquello no les iba a servir de mucho. Cuando lo comprendió,  el leñador dejó de hacerse cosquillas con el plumero una vez por semana, se fue descuidando y se le acabaron las ganas de reír. Se convirtió en medio hombre taciturno que caminaba despacio con las manos en los bolsillos, como los hombres enteros y taciturnos de las películas; fumaba para inundarse de humo y sentirse menos hueco. Desaprendió también el llanto y quizá por eso pasó lo que pasó, lo de que D. se metiera en su cama mientras él dormía y al despertar sonaran campanas. Que ella se dejara rozar mientras le miraba. Así germinó la diminuta semilla.

Ahora, dentro del agujero estaba creciendo una planta. Era todavía pequeña y las flores comenzaban a atribuirse un aroma, pero D. tardó en olerlas. A pesar de que dijo que no se repetiría, por las noches se deslizaba entre las sábanas del leñador y se asomaba a su pecho. “Así que es cierto: está creciendo una planta”. Y no le dio importancia hasta que se dio cuenta de por qué seguía metiendo medio cuerpo en el hueco de metal para ver cómo aquella planta estiraba sus hojitas verdes: el olor de las flores la atraía de una manera enfermiza, adictiva. Para cuando quiso detenerse, ya llevaba meses regando el no-corazón las noches de luna nueva.

Anuncios

§ Una respuesta a historias que no saben si quieren cambiar la historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo historias que no saben si quieren cambiar la historia en sur la corde raide.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: