Algunos días no llueve

10 mayo 2012 § 2 comentarios

La vida no es un sueño, tú ya sabes
que tenemos tendencia a olvidarlo. 

Jaime Gil de Biedma

Explota el mundo sin pedir permiso alrededor de Bel y todo se hace pedazos que vuelan como vidrio húmedo y le golpean la cara y los brazos abriéndole heridas que no sangran pero escuecen igual. Y se suponía que ella debía haberlo sabido -evitarlo no podía, no, eso es una de las verdades absolutas que no le logró describir a Soir-, pero no. Explota el mundo y ella tiene la piel llena de arañazos por los cristales rotos.

O a lo mejor es Bel quien explota. Puede que sea eso, que ella misma se haya hecho esas marcas rojas sin darse cuenta porque estaba demasiado ocupada contando los granos de azúcar que quedaron sobre la mesa y se recorría con las uñas mientras tanto, como quien se arranca el pelo o se muerde los labios para combatir las ansias, y las trizas sean ella, Bel, sobreviviendo inexplicablemente a un arrebato de egocentrismo. De cualquier modo las cicatrices están ahí y se han abierto y de ellas sale algo, algo que flota por todo el aire, algo demasiado denso como para respirarlo sin sufrir irreversibles efectos secundarios. De cualquier modo, las ganas de llorar y los ojos pegados; la necesidad del grito y los labios cosidos.

Y justo en el centro de este terrible acontecimiento, durante el cual Bel ha creído verse a sí misma muerta, desde fuera, igual que en un sueño demasiado extravagante como para hacerlo público, la voz de Marla silencia el estruendo y su piel se convierte en guante que proteja la debilidad. Sus manos sujetan la onda expansiva para que no todos salgamos agonizantes de su gran escena final. Condensa los trozos de mundo -o de Bel- y une sus aristas para reconstruirlo.

Y después de haberlo hecho millones de veces, es sorprendente comprobar que no se cansa de salvar el mundo -o a Bel-. 

Anuncios

§ 2 respuestas a Algunos días no llueve

  • CarmenThomas dice:

    esa ansia, esa sangre que no es sangre pero escuece y ahoga al momento, es la que se convierte en Loquesalvaalmundo cuando Bel vomita, y describe aunque se haga trizas.

  • CarmenThomas dice:

    Ese ansia, esa angustia que ahoga a Bel y seguramente haga que tema que llegue la noche, porque las noches de insomnio, cuando escuecen, son eternas e insoportables… Todo eso se convierte en Loquesalvaalmundo, cuando a Bel se le ocurre vomitar a través de la libreta, y nos salva a todos y a ella misma sin darse cuenta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Algunos días no llueve en sur la corde raide.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: