Lecturas tóxicas

8 junio 2012 § Deja un comentario

No sé cuándo me dio por leer en francés. En realidad, hace poco, muy poco, y me he sorprendido a mí misma manejando un nivel de comprensión bastante alto, una capacidad que no recordaba o más bien desconocía. Tampoco sé por qué me da ahora por reseñar cuando no lo he hecho nunca en mi vida. Pero para todo hay una primera vez –menos para la lectura de los clásicos, diría Prieto de Paula-.

Toxique, Françoise Sagan (1964). Ilustraciones de Bernard Buffet. Éditions Stock (2009)

Toxique, Françoise Sagan (1964). Ilustraciones de Bernard Buffet. Éditions Stock (2009)

Hace tiempo que estoy completamente convencida de que algunos libros sencillamente te eligen, te caen en las manos por “casualidad” y consiguen que te los lleves a casa.Toxique fue uno de ellos.

En el verano de 1957, tras un accidente de automóvil, fui presa durante tres meses de dolores lo suficientemente desagradables como para que se me administrase a diario un sucedáneo de la morfina llamado ‘875’ (Palfum). Al cabo de esos tres meses estaba lo suficientemente enganchada como para que se impusiera una estancia en una clínica especializada. Fue una estancia corta, pero durante la cual escribí este diario que volví a encontrar el otro día.”

Así comienza el libro, sin más, con una nota apenas legible y repleta de tachones, que dejando claro al lector ante qué tipo de texto se encuentra: el diario de una desintoxicación, ni más ni menos, a base de apuntes breves y presumiblemente tan desordenados como la mente de la escritora en aquel momento. Y sin embargo, o tal vez por esa misma razón, a la que se suman unas ilustraciones que son ciertamente dignas de acompañar a este texto, desde que este cuadernito amarillo me adoptó se considera una de las joyas de mi biblioteca, una de las que vuelven a llamarte a gritos cuando se dan cuenta de que las necesitas entre las manos de nuevo en días como ayer, cuando te pierdes dentro de tu cuerpo y dejas de ser tú para ser una sensación extraña justo encima del ombligo.

l y avait longtemps que je n’avais pas vécu avec moi-même.

C’est d’un effet curieux.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Lecturas tóxicas en sur la corde raide.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: