fragmento del deshielo

7 julio 2013 § Deja un comentario

gummo

Hoy, a la vuelta, un avión nos sobrevuela. Es hermoso y gigante y va a aterrizar. Por eso hasta creo distinguir los rostros de algunos pasajeros. Están tensos. Los aterrizajes siempre imponen respeto. Eso dicen. Yo nunca he volado salvo aquella vez que mi primo me agarró por las muñecas y me hizo girar tan rápido que salí despedida y me llené los antebrazos de gravilla incrustada.

Es normal que teman. Cuando bajen del avión habrá dos opciones: que les recoja el futuro al que vienen o que regresen al pasado que dejaron. A mí me daría pavor. Si despegase no querría volver a pisar el suelo, preferiría permanecer suspendida allá arriba. Aislada. Protegida.

Anuncios

Etiquetado:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo fragmento del deshielo en sur la corde raide.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: