Los años de peregrinación del chico sin color

23 diciembre 2013 § Deja un comentario

Un lector de Murakami sabe a qué atenerse. Sabe que el escritor puede no contar nada durante doscientas páginas y que aun así te mantendrá atrapado en ese pequeño universo en el que se desarrollan sus historias -incluso las que parece que no guardan relación alguna con la magia latente que sobrevuela novelas como 1Q84– hasta que, con una sensación extraña de aspereza y corporeidad en las yemas de los dedos, te topes con la contraportada y no entiendas cómo has llegado a parar ahí.

Murakami siempre me recuerda a Murakami”, escribí hace poco durante una conversación sobre títulos y autores comerciales que mantuve con una amiga librera. Y me quedé tan ancha, pensarán. Pues sí, pero es la verdad: nadie más puede hacer que no desista y acabe leyendo en diagonal un diálogo acerca del tiempo o el mejor método para vender coches. Nadie más produce ese desasosiego tras describir las conexiones entre cuerpos durmientes y el resto de este mundo o, quién sabe, de otro bien distinto, como ocurre en la ya mencionada 1Q84, en Crónica del pájaro que da cuerda al mundo o en After Dark, por ejemplo. Murakami recuerda a Murakami y eso es lo que hace de nuevo en Los años de peregrinación del chico sin color, su obra más reciente, que ha sido publicada en la Colección Andanzas de Tusquets.

Leer el artículo completo en Salitre Revista Cultural

Los años de peregrinación del chico sin color

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Los años de peregrinación del chico sin color en sur la corde raide.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: