D. y el dolor y el miedo y la palabra

10 abril 2014 § Deja un comentario

le abriría el pecho, a d.
le abriría el pecho con los dedos y revolvería en sus tripas hasta encontrarle el negro. estiraría de él para desprenderlo de las paredes de su cuerpo y luego me esmeraría en convertirlo en una pelota compacta, redondeando con manos ahuecadas, con manos expertas ya en dar forma digerible a la ponzoña. me echaría a la boca el dolor de d. y tragaría con los ojos cerrados para marcharme después y llevármelo lejos, lejos, donde no supiera ella encontrarlo.
pero no. el dolor de d. es suyo y solo suyo y ha de habitar su pecho y no mi vientre y yo no puedo más que pasar miedo por si no estoy lo suficientemente cerca, por si estoy demasiado cerca, por si, siempre por si, por si.

Bel escribe por si en la pared circular de este cuarto inundado una vez y otra y otra y cuando ya ha completado una vuelta entonces tinta sobre tinta. No escribe miedo ni escribe dolor porque las evidencias no necesitan de la palabra para pesar en el agua. No escribe miedo ni escribe dolor para que no pesen sobre las alas de la libélula.

Natalia Drepina

Natalia Drepina

Anuncios

Etiquetado:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo D. y el dolor y el miedo y la palabra en sur la corde raide.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: