tú tan hermosa y yo solo verso ajeno

26 abril 2015 § 1 comentario

iba a llover pero la roca.
iba a hacer frío pero el bullicio.

a un lado miguel hernández. al otro ben, alicia, vicente, karmelo.
la poesía ya no lleva sombrero ni embellecedores. aquí se tienen dieciséis y twitter. y se escribe. y es posible entender porque se habla su/nuestra lengua.

un muchacho se lleva en la mano tatuado mi nombre. tal vez me encuentre.

en el camino de vuelta un pino derribado.
iba a llover pero bailan las amapolas.

que siempre

siempre
siempre
siempre
siempre

nos ampare ángel gonzález

CAM05393

cine3

CAM05399

CAM05400

CAM05401

CAM05413

CAM05411

CAM05416

CAM05405

cine

Mishima para sobrevivir a septiembre

11 septiembre 2014 § Deja un comentario

Si Carmen G. de la Cueva me dice

odio cuando la gente llama bonitos a los poemas los poemas no son bonitos no pueden serlo
son crueles o brutales o hermosos o flechas clavadas en tu corazón capaces de arrancarte el alma pero no,
bonitos no pueden ser nunca

yo asiento y me golpeo el pecho como feligresa en plena oración.

yukio-mishimaPor eso, cuando A. me preguntó si había echado un vistazo a los libros que me había traído a casa para salvarme de la ansiedad –un tomo de Nick Furia, una novela juvenil de terror, dos ediciones de Madame Bovary a elegir y un par de títulos de Yukio Mishima-, la respuesta fue que estaba enfadada.

Leer más en Amanece Metrópolis

La palabra justa

21 agosto 2014 § Deja un comentario

Sin embargo, en lugar del homenaje, un ‘ligero error’: esta semana se cumplía el 78 aniversario del asesinato del autor de Poeta en Nueva York o Bodas de sangre, y el responsable de la cuenta de Twitter de RTVE tuvo a bien recordarlo diciendo <<#TalDíaComoHoy nos dejaba Federico García Lorca>>. Sí, nos dejó. Y murió cerca de su pueblo, como indicaba aquel libro de texto que Anaya decidió retirar hace tan solo unos meses en el que de Machado se contaba que se fue a Francia con su familia y que vivió allí hasta su muerte. Tranquilamente, oigan. Y claro, a pesar de la posterior rectificación, la polémica en las redes no surge, sino que explota con mucho más descaro que cuando Vegas le dijo a Cohen, sobre el escenario de aquel concierto-homenaje que se le hizo al cantante en Gijón, que llevara cuidado porque posiblemente tendría que estrechar la mano a algunos de los que mataron a su admirado escritor. Y lamento decir, porque es una muy poco de fenómeno de masas, que explota con toda la razón del mundo. Qué importante es emplear la palabra adecuada, ay. Si no justicia política, si no justicia histórica, al menos justicia léxica.

Leer más en Amanece Metrópolis

crónica de lo que vimos con la piel

2 mayo 2014 § Deja un comentario

veintiuno.

carretera lluvia primero tres y luego pasta sexo blanco solas sexo chueca
no

dormir.

veintidós.

la ciudad es amanecer tú y en el tejado la sombra en uve de la cola del final de las golondrinas.

los dibujos animados y el génesis.
la fotografía y la cuesta eterna. los libros que huelen a libro que ya ha tenido una vida antes de la tuya.
el collage y el abrazo y la polaroid que no podremos ver jamás.
la poesía -o lo que dice serlo- y la melena del actor.

veintitrés. 

la furia es la tripa. la furia es el castigo el pico hurgando en el hígado. regenerando el hígado.

bajamos al centro de la tierra
quiero decir gracias pero solo me salen de la boca niñas descalzas que se proyectan en la pared del salón de grado de la fac.
quiero decir gracias por las casualidades del metro que consienten que huerga nos asalte pero solo me salen de los dedos vino, queso y libros.

veinticuatro. 

en madrid también llueve. y también hay dolores e ibuprofenos.

en madrid hay una fallera que me escribe algo bello, bellísimo -no sé si sabe cuánto de bello-, en el amor que nos vuelve malvados.

en madrid lucky tiene un nombre de verdad y se descose la piel y se saca los músculos y se saca los huesos.
y yo soy una ladrona. y ya no me pongo histeria al leer. ahora solo me pongo miedo, no histeria. ahora me pongo abrazo de antes y abrazo de después al leer.

veinticinco. 

poniatowska dice a veces la bondad aburre. doc y yo nos miramos y sonreímos. eme nos mira a doc y a mí y sonríe. pero al final la bondad. luego coche y chocolate y por qué esta fórmula en el texto y por qué la carretera tan larga y por qué regresar si allí, por qué regresar.

CAM02697

CIMG1429

CIMG1435

Bellísima Varsovia (VII Premio de Poesía Joven ‘Pablo García Baena’)

23 marzo 2014 § Deja un comentario

El viernes se celebraba el Día Internacional de la Poesía y M. trajo una hortensia a casa y dijo sabremos cuidarla, verás, sabremos. Vino aterrorizada porque pensaba que, con las ganas que le tenía, Chatterton ya ocuparía su lugar en ese estante contra el que tantos golpes se ha dado a lo largo de los últimos cinco años. Pero no.

chatterton

Y yo le recorrí las hojas anoche, después de sonreír a M. desde abajo, después de haber jurado que sí, que sabremos. Lo hice la primera vez sobre y la segunda bajo las sábanas, masticando, sabes, pensando en los hilos entre un pecho y otro pecho, entre los pechos propios y entre el pecho propio y el ajeno, el de M. – M., que sabía que necesitaba esta maceta, este libro; que sabía, porque lo había soñado y lo trajo ayer escrito con rotulador verde pera en un papel- y pensé este es el regalo perfecto, esto y el papel blanco envolviéndolo y M. envolviéndome son el regalo, el poema.

Y entonces ayer desayunar histeria y zumo de naranja y ver Hora de Aventuras para calmar el pecho y M. diciendo pon música, M. temblando a mi lado -porque M. también temblaba- y la ausencia del tweet pero la voz al otro lado del teléfono. También algunas sonrisas desconocidas intuyéndose a través del manos libres, palabras bonitas al fondo, un bodegón leído con la alegría oprimiendo -y qué forma tan rara, si es un bodegón de muerte- y una copa que no me tomé pero saboreé igual desde la costa.

Ayer brindar con Pepsi, con Guinness, con lambrusco.

Nunca pensar en escribir celebrar la herida y sin embargo ayer.

fragmento del deshielo

25 noviembre 2013 § Deja un comentario

©Ana Pastor

©Ana Pastor

“El deshielo del lago, en primavera, humillará a las aguas, que, con pudicia, como si traicionasen el secreto de un niño o la confesión de un sicario, desvelarán los horrores de la guerra. Esto que flota entre cascotes de hielo es un cadáver.”

Ariadna G. García

Escribo sobre el superhombre sentada en el banco de un parque. Fumo “a escondidas” sentada en el banco de un parque. Leo versos ganadores sentada en el banco de un parque. Espero al hijo secreto de Lady Di. Y hace frío, hace invierno.

No recuerdo invierno con él. Él es siempre césped seco de verano, café solo, cortísimo, y palabras de sexo, pamelas azules para evitar el escozor de la nuca abrasada, faldas que no vuelan. Él nunca ha sido viento, así que fumando de nuevo me miro la puntera de las botas y se me hace raro este encuentro.

Miento.

Fue invierno una vez, sí. Desde lejos, cuando el idioma extraño era suyo y yo toda miedo y predicción. Cuando las óperas semanales y los nombres impronunciables en las cartas, cuando las primeras ganas -necesidades- de huir sinceras. Echamos de menos aquel tiempo. No lo vamos a decir, ni él ni yo, pero sé que lo hacemos.

No recuerdo otro invierno con él salvo el de las distancias largas, pero llega con la cabeza limpia y las orejas de hielo, llega con el abrigo de su abuelo, impecable; con un hambre voraz. Está lindo y saluda a la señora del marichino como si ella regentara realmente la Cafetería Juani. A nadie le extrañaría, porque qué quiele, caliño, y envía a su hijo raudo con los platos. Todo a la vez. Como hacemos él y yo: todo a la vez.

El hijo secreto de Lady Di y yo devoramos. El arroz, los tallarines, el tiempo.

Y luego, de vuelta a casa, de nuevo aquella canción que me envió una vez.

Huir y huir

2 septiembre 2013 § Deja un comentario

Se terminó agosto, como acaba todo por terminarse. Por fin. Se terminó y con él se llevó esa desesperación pegajosa que se me había adherido a los dedos y me hacía sentir un poco anfibio. Maqueté el segundo monográfico delante del ventilador, bebiendo té helado como si me fuera a morir antes de acabar el vaso, llevando mucho cuidado para que estas manos torpes que me había “regalado” el verano no lo estropeasen. Ahora lo veo sobre la mesa, sobre la plataforma virtual, y pienso que sí, ha quedado como una guía de escape para los huyentes como yo.

Salitre-La-Huida.-Monográfico-e1377969255792

Clic en la imagen para ir a Monográfico 2: La Huida, de Salitre Revista Cultural

Se terminó agosto y su sucesor llega abriendo sus brazos frescos, amables, amando a los amantes de las temperaturas vivibles. Acoge en su seno el producto del trabajo de un verano asesino al que el equipo de la revista ha logrado esquivar. Ahora sólo queda que os guste el resultado y que septiembre se porte bien con los que han (hemos) decidido quedarse.

Feliz curso nuevo.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría verdades en sur la corde raide.

A %d blogueros les gusta esto: